Los 6 pecados del marketing verde engañoso

A medida que la sociedad se va dando cuenta de que realmente existe un problema medioambiental que es necesario abordar, más y más compañías empiezan a decirnos cómo de sostenibles son sus productos. Pero ¿cuántas veces habéis oido eso de “si, pero nunca se sabe”? Desgraciadamente, es así: muchas compañías se pronuncian de forma engañosa, dando a entender que su producto es bueno para el medio ambiente… cuando en ocasiones no puede ser más falso.

La compañía estadounidense TerraChoice Environmental ha llamado la atención sobre este hecho mediante la publicación de su estudio The six sins of greenwashing, que vendría a traducirse como el título de este mensaje. De acuerdo con este estudio, en Estados Unidos la aterradora cifra de un 99% de los 1000 productos estudiados eran culpables de marketing verde engañoso o greenwashing.

En lineas generales, estos seis pecados son:

  1. La ocultación información sobre la compensación de impactos: Algunos productos muestran sólo un parámetros en el que se comportan muy bien, cuando sus prácticas en el resto de ellos pueden ser medioambientalmente muy nocivas. Ejemplo: Papel certificado como que proviene de plantaciones sostenibles que tiene procesos de fabricación peores que la media.
  2. La falta de pruebas: En muchas ocasiones, las compañías se basan tan sólo en la promesa del fabricante. Ejemplo: Productos químicos no testeados en animales, aunque no haya manera de comprobarlo, cuando existen organizaciones de certificación.
  3. La ambiguedad e imprecisión: Además de afirmaciones categóricamente falsas, algunos fabricantes lanzan al aire palabras como “verde”, “ecológico” o “sostenible” sin dar más datos sobre qué han hecho para conseguirlo. Ejemplo: Insecticidas libres de productos químicos… hasta el agua es un producto químico ¿a qué se refieren pues?
  4. La afirmación irrelevante: Algunos productos presentan datos que, de normal cumpliría cualquier tipo de producto. Ejemplo: Tostadoras libres de CFC… ¿alguien ha visto alguna con CFC?
  5. La mentirijilla: Un porcentaje demasiado alto – ¿no hay leyes para esto? se declara como que han sido certificados de alguna mejora ambiental sin haberlo sido. Ejemplo: Productos en los que se puede leer “producto orgánico certificado” sin que aparezca en las listas de ninguna de las organizaciones que se encarga de esto.
  6. El menor de dos males: Algunos productos airean sus ventajas frente a la competencia en impactos ambientales que pueden resultar nimios en comparación con otros asuntos en el producto.Ejemplo: Pesticidas que declaran ser de fabricación respetuosa, aunque la mayor forma de reducir el impacto ambiental es minimizar el uso de esos mismos pesticidas.

El mismo estudio comenta de varias organizaciones y teléfonos (estadounidenses, así que no os servirán de mucho) en los que es posible comprobar la información ambiental de los productos, para compensar este marketing verde tan oscuro.

Recicla tu aceite

¿Quieres reciclar tu aceite? La empresa RECIAL se encarga de ello: te dan un bidón de 25 litros (mínimo, puedes pedir de más) y cuando esté lleno, les avisas y pasan a recogerlo de forma gratuita.

Para ponerte en contacto – o avisarles para que recojan el bidón – basta con contactarles en el 961400234, o a la dirección de correo electrónico reagra_vciacs@yahoo.es

Su horario de recogida es de 8 a 17.30, y la única condición que ponen es que a la hora que les indiquéis, haya alguien en casa para entregarles el bidón.

Viajeros al treeeen…

Conforme vamos siendo más conscientes de nuestro impacto ambiental, medios de transporte como el automóvil van perdiendo posiciones, en favor de alternativas más limpias como el tren. En este artículo del País puedes encontrar algunos datos muy interesantes al respecto de la mejora ambienta que supone este medio de transporte.

El artículo tiene ya un poco de tiempo, pero podréis encontrar información muy útil en él, y… algunas partes de él os harán pensar más de lo que creeis.